Al terminar la universidad nadie te avisa de que viene el desierto. El desierto es una sensación de “ahora que hago”, un tiempo extraño donde empiezas a ponerte las camisas que solo usabas en bodas o bautizos  para demostrar lo que vales en una entrevista a un señor o señora que no conoces de nada. El desierto se reconoce fácilmente porque una de las cosas más frecuentes que te dices a ti mismo es “no entiendo nada”. ¡Pero cómo vamos a entender algo si nos prepararon para un mundo liderado por Kodak, empresas de construcción o MTV, y cuando nos despertamos de ese largo sueño que llaman estudiar, el mundo está en manos de Google, Facebook o Zara! ¿Ya no me voy a forrar siendo arquitecto? Pues parece que no chaval.

 

Da que pensar. Educamos a nuestros hijos y alumnos (con la mejor de las intenciones todo sea dicho) para que triunfen y coman perdices en el mundo de hoy, sin darnos cuenta de que dentro de veinte años, cuando salgan a comerse esas perdices, su mundo será totalmente distinto. ¡Les preparamos para un mundo que ya no existirá cuando sean mayores! Para bien o para mal, el ahora y las perdices caducan (y rápido).

Damas y caballeros, una vez visto esto no queda otra que cambiar el chip. Y cambiar el chip significa, básicamente, dejar de educar (barra dirigir, barra encaminar, barra adoctrinar) para pasar a acompañar a nuestros alumnos e hijos con honestidad. ¿Y cómo se hace eso? Reconociendo, por mucho que nos importen o por mucho que les queramos, que no tenemos ni pajolera idea de cómo será su mundo dentro de veinte años. Tal vez, y solo digo tal vez, el mundo deje de estar liderado por Google, Facebook, Zara o eBay y pase a estar en manos de centros de atención para personas mayores, de implantes cocleares que traducen simultáneamente cualquier idioma (lástima de los que invertimos una fortuna en aprender chino o inglés) y empresas de tatuajes electrónicos que suministran fármacos.

La honestidad es un gesto de empatía con uno mismo.

En las casas o en las aulas debe comenzar la revolución de la honestidad. Recordad que todas las personas disponemos de un detector de honestidad (la señorita corteza cingulada anterior), y que ésta nos enseña que ser honesto no tiene nada que ver con decir mentiras a los demás; la honestidad es un gesto de empatía con uno mismo. Acompañar y ser honestos no solo hará que nuestros jóvenes estén mejor preparados el día de mañana sino, además, hará que dejen de sentirse tan solos en medio del desierto.

Watch Dragon ball super