Lo que dicen de mí

«David del Rosario es investigador pionero en el ámbito de la neurociencia aplicada al día a día. Reconocido por el Colegio Oficial de Ingenieros (COITT) con el premio Nacional de Telecomunicaciones y por la Universidad de Barcelona con el premio extraordinario en MsC Biomedical Engineer. Autor del best seller «El libro que tu cerebro no quiere leer» y de «La biología del presente» junto al prestigioso Sergi Torres. Emprendedor y fundador de una empresa de investigación en neurociencias, su trabajo es difundido en conocidos programas de radio y televisión a nivel internacional».
David del rosario

                 

                 

David del rosario

Mi historia

Hay personas que experimentan un cambio radical de vida después de tocar fondo, de un grave accidente, de superar una adicción, tras un voluntariado en Uagadugú o una revelación espiritual. En mi caso para nada fue así. Terminé la universidad en plena crisis del ladrillo rodeado de premios. Que si el premio extraordinario de la Universidad de Alicante, el reconocimiento del Colegio de Ingenieros (COITTCV) o el premio Nacional de Telecomunicaciones entre otros y, para colmo, me ofrecieron una beca para trabajar de investigador. En plena crisis tenía salud, dinero, amor y «éxito». ¡¿Qué más podía pedir?!

Entonces ocurrió. Una mañana me levanté con un vacío insoportable. Fui al médico en busca de una explicación razonable. Todo estaba bien. Seguía teniendo salud. En cuanto al dinero, amor y éxito se refiere, nada había cambiado. ¿Qué me estaba ocurriendo? Era un sinsentido. Recuerdo que a estas alturas ya no tenía energía. Los ataques de ansiedad eran tan frecuentes que apenas podía levantarme de la cama. Nunca imaginé que, desde esa cama, tomaría una de las decisiones más importantes de mi vida: investigarme.

Mi primer mentor fue el sufrimiento. Diseñé un experimento que consistía en renunciar a la beca, al dinero, al amor y al «éxito». Quería comprobar qué ocurría con mi sufrimiento si nada de eso existía. Me abrí a vivir la vida en lugar de únicamente pensarla (algo que casi nunca hacemos) y, tras renunciar a todo, comprobé que el sufrimiento seguía ahí. Conmigo. Fue así como descubrí que mi sufrimiento no provenía del exterior, provenía de mi. Y eso reducía mucho la búsqueda.

Con el tiempo, el miedo me enseñó bioquímica y encontré al amor de mi vida: la honestidad. Viajé a América para unirme a un grupo de investigación en el área de la salud y, de vuelta a España, estudié MSc. Biomedical Engineering donde volvieron los reconocimientos (entre ellos el Premio Extraordinario de la Universidad de Barcelona). Fundé mi propia empresa de investigación y me especialicé en neurociencia aplicada al día a día. Desde entonces dedico mi vida a investigar cómo nos afecta la manera de relacionarnos con nuestros pensamientos y emociones, acompañando a miles de personas a vivir una vida coherente con la forma de funcionar de su cerebro.

X